compartir en:

México.- Debido a un procedimiento de la Auditoría Superior de la Federación (ASF) en el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), se interrumpió desde enero la entrega de medicamentos y servicios para alrededor de 200 familiares de las víctimas del incendio de la guardería ABC, reconoció el director general del IMSS, Germán Martínez Cázares.

Con el fin de sortear ese obstáculo burocrático, el funcionario federal acudió este domingo a la Comisión  Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para solicitar medidas cautelares que obliguen al propio instituto, a su Órgano Interno de Control y a la ASF a continuar con los apoyos.

Lo principal, dijo, es que no se revictimice a las familias, que se repare el daño y entregar los servicios en condiciones de seguridad jurídica para el personal del instituto. “Queremos que no haya pretexto burocrático ni norma reglamentaria que evite darles a todos, los servicios subrogados que se habían estado dando y se interrumpieron”.

Este día la madre del niño Andrés Alonso Gacía Duarte -fallecido en el incendio  del 5 junio de 2009 en Hermosillo, Sonora- Patricia Duarte Franco declaró a medios nacionales que desde enero los familiares y heridos habían dejado de recibir atención médica en el IMSS sin que las autoridades hayan dado explicación.

Durante el gobierno de Felipe Calderón,  tras el conflicto social que desató la tragedia de la guardería ABC, así como la recomendación  49/2009 de la CNDH, se acordó que el IMSS daría atención vitalicia a los familiares y víctimas.

Al respecto Martínez Cázares negó que a los más de 70 menores  sobrevivientes, así como a los cinco los adultos lesionados, se les ha interrumpido la entrega de medicamentos, pero reconoció que a los familiares sí.

Por su parte la CNDH respondió que el documento entregado por el funcionario “será debidamente analizado y en su momento se dará la respuesta que proceda con base en nuestro marco jurídico”.

TAGS EN ESTA NOTA: