EFE

Ciudad de México.- El tratado comercial entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC) "debería traer un mercado más justo" en Norteamérica pese a los estrictos requerimientos legales que preocupan a los empresarios del país, dijo en entrevista con Efe el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader), Víctor Villalobos Arámbula.

Además el funcionario mostró su confianza en "ir incursionando en esos cambios de una manera eficiente" dentro del plazo establecido en el acuerdo comercial para adaptar la legislación, sobre todo en materia laboral y medioambiental.

Dijo que el T-MEC establece una estricta normativa en el aspecto laboral para el sector agroalimentario, ya que contempla sanciones comerciales aparejadas al trabajo infantil y forzoso.

Esas prácticas, según el Ejecutivo estadounidense, afectan a productos mexicanos como el tomate, el chile, el pepino, la caña de azúcar, el café, la cebolla, el fríjol verde, la berenjena, el tabaco y el melón.

"Hemos venido avanzando en una forma consistente respecto a estas reformas laborales, en lo que tiene que ver con el trato justo a los jornaleros agrícolas. Cada vez tenemos más dependencia de los jornaleros porque estamos trabajando en un proceso de modernización en nuestra agricultura y requerimos de más especialización", consideró el secretario.

Villalobos Arámbula opinó que el tratado "ameritaba" esa modernización para "hacer una agricultura más responsable, que es lo que la secretaría ha ido impulsando".

OTROS RETOS

México trae otros problemas aparejados al renovado T-MEC, como la amenaza de la aplicación estadounidense de la estacionalidad agrícola o la necesidad de adaptar la Ley de Variedades Vegetales.

La estacionalidad, es decir, la limitación de la exportación de productos en tiempos de cosecha estadounidense, "lesionaría las inversiones y su futuro en el país", según Villalobos Arámbula, que pretende evitar que el vecino del norte aplique estas cuotas no incluidas en el acuerdo.

"Si eso llegara a ocurrir, nosotros tendríamos que imponer estacionalidad y poner condiciones iguales a productos que claramente afectarían y cerrarían nuestro mercado", afirmó.

El titular de la Sader aseguró que los beneficiarios del libre comercio también del lado de Estados Unidos trabajarán para que no se afecte el "mercado integrado" y "no van a dejar pasar esto tan fácilmente".

En cuanto a la Ley de Variedades Vegetales, que ahora "se ha bajado de la agenda legislativa", Villalobos Arámbula explicó que se va a seguir discutiendo dentro de los cuatro años acordados para actualizarla.

Lo que está en juego es que los investigadores que registren sus semillas variadas puedan cobrar derechos de autor por su uso.

"Es muy importante, porque eso es lo que viene mejorando nuestra capacidad productiva. Los incrementos de nuestros rendimientos, la tolerancia o resistencia a plagas y enfermedades o factores climatológicos. No podemos parar la investigación y el derecho de retribuir los beneficios de la investigación", reflexionó.

DESIGUALDAD DE CONDICIONES

Los productores agroindustriales han denunciado en los últimos tiempos una desigualdad de condiciones frente a los productores estadounidenses y canadienses, por la diferencia en los subsidios.

El titular de la Sader reconoció que México no tiene "la capacidad competitiva" de Estados Unidos y de otros países, algo que "nunca" va a poder "obtener o superar".

"Tenemos que ser más eficientes, tenemos que producir mejor, tenemos que atender nuestro mercado y diversificar el mercado", propuso.

"Estamos en capacidad de producir todo lo que demanda el mercado norteamericano. Estamos muy claros de que vamos a seguir creciendo", aseguró.

Nota recomendada: Persisten redes de complicidad institucional en favor del crimen organizado: Durazo

Villalobos Arámbula señaló que pese al recorte presupuestal del 27% sufrido este año "la agricultura está creciendo y va a seguir creciendo, no va a parar".

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: