Ciudad de México.- Miguel Carbonell Sánchez, director del Centro de Estudios Jurídicos Carbonell, aseguró que la pregunta que ayer presentó como sugerencia el presidente Andrés Manuel López Obrador para realizar la consulta popular contra los últimos cinco exmandatarios está mal formulada y fuera de la ley.

En entrevista con El Heraldo Radio, el litigante explicó que de acuerdo a la Ley Federal de Consulta Popular, la interrogante que se presente a la ciudadanía debe de estar redactada sin ambigüedad.

“¿Está de acuerdo o no con que las autoridades competentes, con apego a la leyes y procedimientos aplicables, investiguen y en su caso sancionen la presunta comisión de delitos por parte de los expresidentes Carlos Salinas de Gortari, Ernesto Zedillo Ponce de León, Vicente Fox Quesada, Felipe Calderón Hinojosa y Enrique Peña Nieto, antes, durante y después de sus respectivas gestiones?”, es el cuestionamiento que reveló López Obrador.

Al respecto, Carbonell Sánchez describió que este cuestionamiento es ridículo, toda vez que tomando de forma literal la pregunta, las autoridades podrían investigar hasta la adolescencia de algunos de los exmandatarios.

Respecto a los motivos por los cuales se llamaría a los anteriores presidentes ante la ley, el jurista señaló que no son delitos, por ejemplo, la desigualdad que causó el sexenio de Salinas de Gortari, o las políticas privatizadoras de Zedillo Ponce de León, dado que no están establecidos como delitos en el Código Penal.

Carbonell Sánchez apuntó que no se necesita una consulta popular para juzgar a cualquiera de los exjefes del Ejecutivo federal, toda vez que como civiles, pueden ser llamados ante las autoridades locales o federales.

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: