Por Aarón Cruz Soto 

Ciudad de México.- La vida de la minera Cuzcatlán se ha visto envuelta en diversas irregularidades en el Valle de Ocotlán, Oaxaca, desde su llegada en 2006 al pueblo de San José El Progreso, donde ha sido la protagonista de presuntos derrames y acusaciones de tráfico de influencias, violaciones a la ley y hasta denuncias de homicidio. 

En días recientes, pobladores de Magdalena Ocotlán, comunidad vecina al yacimiento, acusaron un nuevo derrame en un estanque que es utilizado para alimentar a otros cuerpos de agua, además de usarse para dar bebida al ganado. 

Según las autoridades, en la tercera semana de julio pasado se registró una anomalía en las aguas, por lo que fueron a verificar la consistencia irregular de la misma. Reportaron que el líquido era rojizo, brillo metálico en las orillas, blanco y con un olor muy desagradable. 

Pidieron saber de dónde viene la contaminación, comentaron que el agua tiene una coloración nunca antes vista, además de que los animales bebieron de ese líquido.

RECHAZAN DAÑO AMBIENTAL

Al respecto, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) indicó que realizó una inspección el 30 de julio pasado en la zona indicada, pero de acuerdo con el acta de inspección PFPA/26.2/2C.27.1/0011-20, la empresa no generó ningún incidente ambiental. 

También informaron que se examinó el área de las pozas, ubicadas en el paraje y se determinó que no hay relación entre sus afectaciones y la empresa minera. 

“La represa o colector de aguas pluviales de la comunidad de Magdalena ocupa una superficie de aproximadamente 5 mil metros cuadrados (1/2 hectárea), conteniendo aproximadamente un 10% de su capacidad total, el agua presenta un aspecto turbio y color marrón, se observa presencia de organismos acuáticos como ranas, peces y tortugas de río”, señaló Profepa. 

Aunque se llevó a cabo la inspección, fue muchos días después que se reportó la extrañeza y después de lluvias en la zona, según comentaron autoridades municipales y cuando fueron a interponer una queja ante la Comisión Nacional del Agua (Conagua), se les informó que los laboratorios se encontraban cerrados para efectuar el análisis correspondiente.

ORIGEN CANADIENSE

La mina Cuzcatlán es propiedad de la empresa Fortuna Silver Mines Inc., la cual el año pasado según su página web generó 7.9 millones de onzas de plata y 48 mil 880 de oro.

De origen canadiense, el corporativo tiene inversiones en Perú, México y en Argentina una mina en construcción, además cotiza en la bolsa de Toronto. 

Esta compañía en 2006 adquirió el terreno para la construcción de la mina referida y en este año intentó aumentar su superficie para explotar. Pues según informó la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), la firma solicitó la aprobación de la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) para la ampliación de sus instalaciones de explotación de oro y plata en el Valle de Ocotlán. 

Pero el pasado 20 de diciembre, la MIA fue rechazada, toda vez que se argumentó que esa región es una “zona ecológica determinada cuya interacción con diferentes componentes ambientales presentes en ella puede ocasionar impactos acumulativos, sinérgicos y residuales”.

Mañana continuará la segunda parte de este reportaje, en el que hablaremos de la insistencia de la empresa por expandir su terreno de explotación y las quejas de los habitantes de la zona que acusan al presidente Andrés Manuel López de no cumplir su promesa de enviar a un representante del gobierno para evaluar esta situación.

ACS

TAGS EN ESTA NOTA: