EFE

CULIACÁN.- El miedo continúa latente en Culiacán cuando se cumple un año del operativo fallido para capturar a uno de los hijos de Joaquín "el Chapo" Guzmán, que detonó una violencia de dimensiones nunca vistas y dejó al menos ocho muertos en este municipio del noroeste de México.

El estruendo de la metralla, el bloqueo de las principales vías, el despojo y quema de vehículos, el enfrentamiento entre pistoleros y militares, el correr de mujeres, niños y hombres por las calles de la capital del estado de Sinaloa, aún está muy presente en la mente de sus habitantes, en esta efeméride bautizada como "el jueves negro".

Esa inédita acción del narcotráfico logró poner de rodillas al Gobierno mexicano que se vio obligado a liberar a Ovidio Guzmán y terminó por evidenciar la ineficiencia y abandono en la lucha contra el crimen organizado en Sinaloa.

“Ese día supimos que quién manda en Sinaloa es el narco, y hoy sabemos que lo que sucedió ese 17 de octubre puede volver a suceder en cualquier momento si al crimen organizado le pega la gana”, asegura Kevin, un reportero de nota roja local.

Ese día, Kevin estuvo en la zona cero del conflicto, hasta donde llegó una gran parte de los más de 300 sicarios que el Cártel de Sinaloa movilizó para liberar a Guzmán. A un año, recuerda cómo en busca de la noticia buscó refugio en la Fiscalía de Sinaloa y tuvo que caminar sobre decenas de casquillos.

Nota recomendada: Extorsión deja a bandas criminales recursos económicos por 12 mmdp en 2018

UN SUCESO REPETIBLE

Miriam Ramírez, coordinadora de la campaña #JuevesNegroNuncaMás, está convencida de que, si siguen prevaleciendo las mismas condiciones de inseguridad en Sinaloa, ésto puede volver a ocurrir.

“No tenemos ninguna duda de que en cualquier momento se puede volver a repetir una situación de esa magnitud, pues el poder que tienen el crimen organizado quedó demostrado y la incapacidad de las autoridades locales también quedó demostrada”, dijo.

Miriam considera que la mayor lección del "jueves negro ha sido terminar con “la idea romántica de que el crimen organizado en Sinaloa era bueno, que era el bandido noble que ayuda a las comunidades, que da empleo o que genera bienestar”.

Sobre las investigaciones del caso, Miriam dice que ha pasado un año sin rendición de cuentas de las autoridades locales. "Nos han hecho sentir que se han deslindado totalmente del tema”, lamentó.

Esta misma semana, el fiscal general de Sinaloa, Juan José Ríos, recordó a medios que quien se encarga de las investigaciones es la Fiscalía General de la República.

Nota recomendada: Tortura y asesinato, así operaba El H-2, cártel protegido por Salvador Cienfuegos

LAS INCÓGNITAS DEL OPERATIVO

Según un detallado informe del Gobierno federal, el 'jueves negro' dejó 8 muertos, además de 19 heridos. No obstante, el Gobierno de Sinaloa sostiene que hubo 13 muertos, 3 de ellas civiles ajenos a los enfrentamientos.

Este baile de cifras refleja el descontrol vivido en esas horas, en las que el Gobierno se mantuvo en silencio, y en días subsecuentes, presentó varias versiones de los hechos.

Primero señalaron que soldados habían hallado fortuitamente a Guzmán en un domicilio, pero al día siguiente rectificaron al asegurar que fue un operativo de captura para cumplir una orden de extradición de Estados Unidos.

Además, el jefe del Ejército, Luis Cresencio Sandoval, admitió que la operación fue "precipitada y mal planeada" y que se tuvo que liberar a Guzmán ante la respuesta violenta de los sicarios.

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo que la liberación la acordó el gabinete de seguridad, pero en junio pasado rectificó al asegurar que él mismo dio la orden.

EL REFUGIO DE PEPE

La vivienda de Pepe Delgado se convirtió ese 17 de octubre en un pequeño albergue para mucha gente que se quedó atrapada en el centro de Culiacán ante la embestida del Cártel de Sinaloa. Este profesor universitario tuvo que sortear la muerte abordo de un taxi desde la universidad hasta su casa, en una ruta similar a la que seguían los sicarios.

DVC

TAGS EN ESTA NOTA: