compartir en:

México.- Compañera diaria e indispensable de muchos, la computadora personal llegó para quedarse. Pensar que su pariente directo es nada menos que el ábaco es un extraordinario motivo para celebrar su existencia e importancia. 

Desde el nacimiento de ENIAC (Pensilvania, Estados Unidos. 1946.), la computación ha tenido progresos asombrosos, la posibilidad de realizar una cantidad impresionante de tareas al mismo tiempo trajo una revolución en el área tecnológica, que después se extendió al resto de las áreas económicas y productivas. 

Pero todo ese poder requería una cantidad proporcional de energía y espacio, ya que se trataban cerebros enormes (ENIAC, por ejemplo, con sus 32 toneladas ocupaba una superficie total de 167 m2, además de una bestial cantidad de energía, que según cuentan, cada que entraba en operaciones provocaba apagones en la ciudad de Filadelfia, donde se encontraba ubicada), por lo que un artefacto tan sofisticado sólo podía instalarse y ser usado por instituciones o agencias gubernamentales.  

Para la Segunda Generación de Computadoras (de 1959 a 1964), dentro de las optimizaciones que se registraron fueron la implementación de “transistores” en lugar de “válvulas de vacío”, además del desarrollo del “lenguaje de Alto Nivel “o “Lenguaje de Programación”, además del lanzamiento de la primera línea de productos informáticos “comerciales”, como lo fueron los microprogramas y la unificación de el uso de los ordenadores, ya que existían de uso “comercial” y uso científico. La empresa IBM fue la gran protagonista de esta etapa. 

Durante la década siguiente, se concibió el antepasado más parecido a los ordenadores con que convivimos actualmente, ya que se desarrollo el sistema de “microcircuitos integrados”, y posteriormente el desarrollo del microchip, con lo cual se redujo considerablemente el tamaño, costo y precios que requerían las computadoras hasta entonces. Estos avances tecnológicos se extendieron a la fabricación de otros equipos, como los televisores o radios. A pesar de los avances, el tamaño de las computadoras aún era semejante al de un refrigerador, por lo que su uso común aún era muy escaso. 

Un 12 de agosto de 1981 fue presentada públicamente la primera computadora personal, considerada, junto con la Mac II, “Máquina (Persona) del año (1982); todo, esto ocurriendo en el marco de la Cuarta Generación de Computadoras (de 1980 a 1990). A los computadores de esta generación se les conoce como “microcomputadoras”. Entre otras cosas, este tipo de equipos daban la posibilidad de utilizarlos de forma portátil dado su tamaño compacto, el microchip de convirtió en un microprocesador, cuya capacidad de almacenamiento se potenció 10 veces. En esta ocasión, por primera vez era posible que se les considerara aparatos de uso doméstico, porque fue también con la aparición de estos que su uso se extendió al público en general, volviéndose desde entonces hasta nuestros días cada vez más accesibles y compactas. 

Hoy, a casi 40 años de este suceso, es posible ver con asombro el impresionante camino que ha enfrentado la tecnología para poner en nuestras manos el smartphone o la Tablet con la que leemos este artículo, pero es más interesante la pregunta que nos deja: ¿Qué será lo que tendremos en nuestras manos en los próximos 40 años?.. 

TAGS EN ESTA NOTA: