compartir en:

Por Israel M. Campos Montes

Ciudad de México.- A 45 días del paro de labores que estalló en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), Diario de México se dio a la tarea de buscar información sobre los gastos de operación que ha ejecutado en seis años el Sindicato Independiente de Trabajadores de dicha institución educativa (SITUAM).

Actualmente una de las principales demandas del SITUAM es que se acabe con los sueldos exorbitantes de los directivos y de algunos miembros de la planta docente que ocupan puestos de confianza; sin embargo, fiel al juego político que implica toda negociación, los miembros del sindicato ocultan la transparencia en el manejo de sus recursos, lo cual contrasta con su exigencia de que haya austeridad, transparencia y rendición de cuentas.

Al realizar una consulta a los reportes de auditorías provenientes de cuentas del Fondo de Resistencia (que se usa exclusivamente para sostener gastos durante el período de huelga) a los que Diario de México tuvo acceso y de los que tiene copia, se detectó que, el SITUAM se ha caracterizado por hacer un uso de recursos financieros de forma atípica y es que durante la gestión sindical de 2010-2012, que estuvo a cargo del secretario general Arturo Vega Saldívar, se comprobó que hubo una gran opacidad en los gastos, los cuales nunca se pudieron justificar.

En esos dos años el Fondo de Resistencia dispuso de recursos provenientes de la cuenta bancaria de BBVA Bancomer número 0163462145, propiedad del SITUAM, mediante el uso de transferencias bancarias con destino a diversas cuentas y mediante el cobro de cheques por el total de 2 millones 376 mil 579 pesos.

Este resultado respondió al periodo comprendido del 9 de octubre de 2010 al 30 de agosto de 2012 y es de resaltar que el SITUAM no cuenta con un histórico de documentación contable, administrativa, fiscal y legal.

En la gestión 2012-2014 a cargo del secretario general Antonio Venadero Valenzuela, el periodo de revisión comprendió del 31 de agosto de 2012 al 19 de octubre de 2014, detectándose un desfalco por un millón 311 mil 200 pesos.

En la pesquisa se detectó que la cuenta bancaria de BBVA Bancomer 0163462145, generó movimientos anormales y transacciones que no se pudieron amparar ni constatar con las facturas de adquisición de los supuestos bienes. De igual forma que, la administración anterior, hubo transferencias bancarias a distintas cuentas y cobro de cheques de forma discrecional.

Para la gestión del 20 de octubre de 2014 al 31 de octubre de 2016, bajo el mando del secretario general César Yordany Padilla Salmerón, se descubrió que hubo un detrimento de 5 millones 654 mil 725 pesos, los cuales se fraguaron por una disposición indebida de recursos, y es que como ejemplo se verificó que hubo movimientos anómalos en el cobro de diversos cheques por un monto total de 600 mil pesos. Los que según evidencia del banco BBVA Bancomer, fueron cobrados personalmente por el mismo Padilla Salmerón.

Esta administración quizá sea la más oscura, ya que al entregar la dirección hace tres años, según el texto consultado, no aportó actas que constatarán soportes documentales, estados de cuenta bancarios, consecutivo de cheques utilizados, chequeras disponibles, ni accesos electrónicos a los bancos.

Asimismo, el reporte de la auditoría evidenció que hubo 132 disposiciones indebidas e injustificadas de recursos provenientes del patrimonio del SITUAM, debido a que no se comprobaron que los recursos hubieran sido utilizados para el pago de bienes o servicios en beneficio o para actividades de dicho sindicato.

Diario de México también ha entrevistado a integrantes académicos del SITUAM, quienes comentaron que la exigencia del sindicato para que haya un incremento del 20 por ciento al salario, resulta inviable, toda vez que la universidad no tiene los recursos necesarios para acceder a dicha petición.

En ese sentido, nuestras fuentes subrayaron que, históricamente el SITUAM exige ese porcentaje de aumento salarial, pero que siempre las autoridades de la institución educativa terminan otorgando entre el 3 ó 5 por ciento.

Los trabajadores refieren que, en esa lógica de las negociaciones bilaterales durante las huelgas (cuando transcurre el tiempo y llegan los momentos críticos en temas económicos para el sustento de las familias de los trabajadores administrativos y académicos), “donde ya no hay un soporte del sindicato en términos de utilizar el Fondo de Resistencia para apoyar a la gente”, empieza “un mal juego histórico” en el que se estira el conflicto a ver hasta donde se aguanta.

Además, mencionan que “desafortunadamente los funcionarios de la UAM, desde muchos años atrás, durante las negociaciones, ofrecen y dan concesiones a los dirigentes del sindicato para que aparantemente el sindicato gane plazas y obtenga logros salariales y contractuales, sin que en verdad la mayoría de los trabajadores de base se vean beneficiados sino sólo queden las ventajas para los grupos asociados a estas dirigencias sindicales. 

Consulta mañana la noticia completa en nuestra versión impresa

It appears your Web browser is not configured to display PDF files. Download adobe Acrobat or click here to download the PDF file.

TAGS EN ESTA NOTA: