Ciudad de México.- Este jueves designaron a Bertha Alcalde Luján como jefa de la Oficina de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), que encabeza Alfonso Durazo Montaño.

Dicho nombramiento se dio a conocer como parte de la ceremonia en la que se tomó protesta de cargo a nuevos integrantes del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), y en el que Alcalde Luján se desempeñaba como secretaria ejecutiva adjunta.

Además de ella, también rindieron protesta Ángel Pedraza López, como secretario ejecutivo adjunto; Margarita Gracía Aguilar, directora general de Planeación y Yulia Valeria Guzmán Espinoza, directora general de Coordinación Operativa.

INMINENTE NEPOTISMO

Bertha es hija de la aspirante a la dirigencia nacional de Morena, y actual presidenta del Consejo Nacional de dicho instituto político, Bertha Luján Uranga, y de Arturo Alcalde Justiniani, quien durante 45 años se ha desempeñado como consultor laboral, además de que es hermana de la secretaria del Trabajo y Previsión Social (STPS), Luisa María Alcalde.

Cabe destacar que hace un año se difundió que entre Luisa y su padre había un posible conflicto de interés, toda vez que al ser la encargada de la STPS, su progenitor tiene relación directa con la secretaría, pues al asesorar a sindicatos de todo el país, en esta instancia federal terminan por dirimirse los asuntos que requieren la intervención de la titular del Trabajo.

Sin embrago, para marzo de 2019 y luego de una supuesta, indagatoria, el presidente Andrés Manuel López Obrador descartó de forma tajante que existiera algún delito que perseguir entre los dos personajes ya referidos.

LA 4T SE COMPORTA IGUAL QUE TODOS

A pesar de que en sexenios pasados estas prácticas de nepotismo fueron criticadas por diversos sectores que, curiosamente, hoy apoyan al presidente Andrés Manuel López Obrador, en esta ocasión todo parecer ser algo normal, ya que no lo ven con malos ojos.  

De acuerdo con el portal Expansión Política, en este gobierno federal que se asumió como la Cuarta Transformación, ya van cinco de 21 integrantes del gabinete federal que tienen al menos un familiar directo trabajando en la administración pública.

Nota recomendada: Segob admite que sistema de justicia es endeble

No obstante, el hecho de que un hermano, hijo o sobrino trabaje en una dependencia, secretaría u órgano diferente a la de un funcionario público no es un delito, para los especialistas en doctrina pública, estas designaciones frenan el desarrollo del servicio profesional de carrera e impiden fortalecer los mecanismos para evitar conflictos de interés y rendición de cuentas.

IMCM

TAGS EN ESTA NOTA: