Atlanta (EE.UU.), 1 oct (EFE).- El abridor Ian Anderson volvió a estar intratable desde el montículo y lideró la blanqueada de 5-0 que los Bravos de Atlanta propinaron este jueves a los Rojos de Cincinnati en el segundo partido de la serie de comodín de la Liga Nacional que barrieron por 2-0 al mejor de tres.

Anderson (1-0) deslumbró en otra actuación impecable con los Bravos al espaciar apenas dos imparables, con dos bases por bolas y retirar a nueve bateadores por la vía del ponche en las seis entradas que se mantuvo en el montículo.

Otros tres relevistas se encargaron de trabajar una entrada cada uno para mantener la blanqueada de los Bravos, que ganaron una serie de playoffs por primera vez en casi dos décadas y jugarán la Serie Divisional de la Liga Nacional.

El bateador designado dominicano Marcell Ozuna pegó cuadrangular de dos carreras y el jardinero izquierdo Adam Duvall hizo lo propio en el octavo episodio contra el relevista cubano Raisel Iglesias para asegurar la victoria.

El jardinero central venezolano Ronald Acuña Jr. conectó tres imparables con los Bravos, campeones de la División Este, incluido un doble anotador en el quinto episodio.

Después de ganar el primer partido de la serie del miércoles por 1-0 en 13 entradas, Atlanta estuvo siempre en control del segundo partido con Anderson en el montículo, una gran defensa y el bateo oportuno que encabezó Acuña Jr., Ozuna y Duvall.

Los Bravos rompieron su racha récord de derrotas en 10 rondas consecutivas de postemporada desde su última victoria en la serie de playoffs en el 2001.

El equipo de Atlanta se enfrentará a los Marlins de Miami o los Cachorros de Chicago en la Serie Divisional de la Liga Nacional en Minute Maid, de Houston.

Al igual que en el 2001, cuando los miembros del Salón de la Fama Greg Maddux, Tom Glavine y John Smoltz ayudaron a liderar el camino, el cuerpo de lanzadores de Atlanta cumplió.

Anderson, de 22 años, estuvo dominante en su debut en los playoffs después de seis aperturas de temporada regular y los relevistas Will Smith, Chris Martin y Mark Melancon completaron una labor perfecta.

La derrota se la quedó el abridor dominicano Luis Castillo (0-1) que trabajó cinco entradas y un tercio y cedió seis imparables con una carrera limpia, dio una base por bolas y abanicó a siete bateadores rivales.

Castillo mantuvo un gran duelo con Anderson, pero no tuvo la ayuda de la ofensiva del equipo de Cincinnati, al que tampoco le respondió el bullpen, especialmente Iglesias, que fue duramente castigado.

 

TAGS EN ESTA NOTA: