compartir en:

Argentina.- Micaela Rodríguez tenía tan sólo cuatro años de edad cuando su padre comenzó a abusar sexualmente de ella; años después, decidió crear una página de Facebook llamada “Por una Infancia sin Dolor”, en la que expuso no sólo su caso, sino el de otras muchas personas que día con día deben lidiar con los fantasmas de su niñez.

En 2015 inició este proyecto con el que se hizo evidente lo que sufrió cuando era menor, sino que también se volvió un foro para que otros se atrevieran a evidenciar los abusos de familiares y “amigos” de la familia.

La página tiene más de 397 mil seguidores y los relatos que se difunden son escalofriantes; con una simple oración describen lo que sus agresores les hacían, o bien, la forma en que los amenazaban para acallarlos.

En una hoja de cuaderno o blanca, la persona escribe lo que vivió, la edad que tenía, por cuántos años padeció de los abusos y de quién provenían.

Le toman una fotografía a sus escritos y las envían a la página o el correo de ésta, posteriormente se difunden en Facebook como una galería interminable de abuso infantil de todo el mundo.

Frases como: “Si no te dejas, será tu hermano”; “No le digas nada a mamá o también le va a tocar”; “Mi primer beso me lo dio el padre Carlos de la iglesia, sólo tenía 11 años”; “Tienes que ayudarme a practicar cómo besar a mi novia, es normal, muchos lo hacen”; o “Te hago esto para que el día de mañana seas una gran mujer”, son sólo algunas de las frases que forman parte de estas denuncias anónimas.

La reacción ante este tipo de frases es interminable por parte de los usuarios, pues la gran mayoría deja en los comentarios su propia experiencia y, en algunos casos, contaron también cuando tuvieron el valor de contárselo a alguien para que los tacharan de mentirosos o, en el mejor escenario, los ayudaran.

abuso infantil

Con esto, se demuestra que la intención de Micaela de alzar la voz funcionó, pues muchas veces se tiene miedo de las “consecuencias” de señalar a un conocido o familiar por este tipo de actos, pero tal y como ella lo señaló en alguna ocasión: “Quien debe sentir vergüenza debe ser el abusador, no la víctima”. 

Vah

TAGS EN ESTA NOTA: